Más dinero no frena declive de producción de petróleo

Emilio Lozoya Austin, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Emilio Lozoya Austin, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex).

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de que Petróleos Mexicanos (Pemex) ha ejercido inversiones históricas en los últimos años, no ha logrado revertir la caída en sus volúmenes de producción y mucho menos el declive de Cantarell, el que fuera su principal yacimiento, incluso frenar el reciente estancamiento que ya sufre Chicontepec.

De acuerdo con especialistas del sector energético, ésta situación se deriva de la falta de un esquema serio de producción, ya que la paraestatal ha sido utilizada para beneficios o conveniencias políticas, lo que ha afectado su desempeño, así como también por los años que se requieren para afianzar proyectos y madurar la actividad petrolera para su producción.
En el sexenio panista de Vicente Fox se buscó crecer la explotación de manera excesiva para llenar los huecos fiscales del gobierno, lo que generó el declive temprano de Cantarell, mientras que Felipe Calderón gasto importantes recursos en trabajos para aguas profundas, en el Golfo de México, que hasta el momento se mantiene en etapa de exploración, así como en Chicontepec, que ha requerido de importantes recursos por su difícil geología.
Las inversiones de Pemex en 2004 fueron de al menos 10.9 mil millones de dólares, cifra que aumentó de manera paulatina en los años subsecuentes.
Para 2014, la paraestatal ejercerá el mayor presupuesto de su historia, que asciende a 27.7 mil millones de dólares, lo que en una década representa un incremento de 154 por ciento.
Asignaciones para este año
Del monto total previsto para este año, 85 por ciento se destinarán para Pemex Exploración y Producción, equivalente a cerca de 23.5 mil millones de dólares.
El Plan de negocios de Pemex 2015-2018 menciona que dentro de los principales trabajos a realizar en los siguientes años, se requiere la delimitación de los nuevos campos, esto enfocado a dar certidumbre a su desarrollo y reducir el tiempo entre descubrimiento y puesta en explotación.
Se contempla la compra de sísmica, nuevas herramientas de perforación y terminación de pozos en modalidades no convencionales, pues se estima que una parte significativa de la producción de crudo en el futuro provendrá de campos maduros.
Según la empresa, con los recursos ejercidos hasta ahora se ha logrado que en materia de exploración y explotación se estabilice la producción de crudo, “reducir la tasa de declinación de sus principales yacimientos e incorporar reservas 3P”.
Sin embargo, de manera general la producción de 2013, dos millones 522 mil barriles, tuvo una caída de 25.5 por ciento, respecto a tres millones 383 mil barriles de 2004, caída que se mantiene al menos en dos por ciento en lo que va de este 2014 respecto al año pasado.
Sentidos opuestos
Ante este panorama, Miriam Grunstein, analista del sector energético en México, aseguró que aun cuando los montos de inversión han aumentado año con año, la producción no ha tenido el mismo comportamiento ante la falta de una estrategia congruente que no se base en los ciclos o conveniencias políticas.
“Es según la conveniencia política que se ha diseñado los planes de producción del país, por eso estamos en ese estado de inconsistencia. Sí se tiene el dinero, pero no el plan lógicamente se tendrán resultados muy pobres como lo que hemos tenido.”
Para la investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), muchas de las contrataciones para el desarrollo productivo de la paraestatal fueron “inútiles o sub óptimas” como fue el caso de las aguas profundas, pues hasta el momento no se tiene un plan para recuperar los gastos que ya se hicieron o cuándo los pozos perforados podrán ser explotados comercialmente.
“No se ha diseñado una estrategia de explotación petrolera congruente, se ha movido conforme al ciclo político. Con Calderón hubo una insistencia a aguas profundas, después de que la reforma no dio para ello, hubo un cambio hacia Chicontepec. Después dijeron que Pemex necesita una multiplicidad de actores por lo que no se logró nada.”
Entrada de capital dará resultados en seis años
Las inversiones que ejercerán este año Petróleos Mexicanos (Pemex) hasta por 27.7 mil millones de dólares, no tendrán resultados sino hasta en cuatro o seis años, pues este es el tiempo que tardan en madurar los proyectos petroleros, así lo aseguró Fluvio Ruíz, consejero profesional de la empresa.
En entrevista con Excélsior, aseguró que la meta de alcanzar una producción promedio de tres millones de barriles de crudo hacia 2018 es muy ambiciosa, pues cualquier inversión que se logre realizar en México con la apertura de la Reforma Energética requiere de su pertinente lapso de desarrollo. “Si hay resultado, pero requieren años para verse, incluso no se verá la inversión de 2014 en 2015”.
Requerimientos técnicos
Explicó que cada proyecto en este sector primero requiere de los trabajos de exploración, y una vez que estos lancen resultados, es decir, que se encuentre petróleo, se debe desarrollar el yacimiento para hacerlo rentable y comenzar con la comercialización de los hidrocarburos.
Aseguró que en la mayoría de los casos requiere de un periodo no menor a ocho años, sin importar quien lleve a cabo estos proyectos, ya sea Pemex o petroleras privadas.
Es por ello, considera que al término del sexenio la producción de crudo se mantendrá en niveles estable y no logrará un incremento sustancial como lo espera el gobierno federal.
Impacto
Al cuestionarle sobre la producción e inversiones históricas de Pemex, el consejero afirmó que el volumen de explotación se ha visto afectado principalmente por la caída del yacimiento de Cantarell en los últimos años, sin embargo, reconoció que se han logrado importantes avances en otros campos como es el caso de Ku-Maloob-Zaap que es hasta el momento el principal productor nacional.
Cabe mencionar que Cantarell fue considerado como el mega yacimiento más importante del país, no obstante, en el sexenio de Vicente Fox se incrementó su producción a un promedio de dos millones 125 mil barriles diarios en 2004, y desde entonces comenzó su declive.

Por Nayeli González | Dinero en Imagen

 

No hay comentarios